portada_Remora_1500x1500

Rémora – Lanuca

15,00 IVA incluido

Cuarto álbum de Lanuca

“Rémora” incluye un regalo especial para los 50 primeros compradores del álbum en formato físico. Un cd extra titulado “Mohair”, con tres versiones, con las que Lanuca conmemora sus diez años de actividad musical.

Todas las canciones de “Rémora” están compuestas por Ángela Bonet, que además se encarga de la voz, teclados y guitarras. Le acompañan: Manolo Bertrán (guitarra), Ana Santos (sintetizadores), Vanessa Juan (cello) y Santi Serrano (batería). Ernest Aparici colabora con su trompeta en la canción “Himalaya”. El disco, que se publica en cd y formato digital, cuenta con la portada de Coco Esteve. Grabado por Xema Fuertes y Cayo Bellveser en Río Bravo (Xirivella, Valencia) y los arreglos los firma todo el grupo.

Categorías: ,

Descripción

Cuarto álbum de Lanuca

“Ángela Bonet querría ser invisible. Y pone todo su empeño y sus fuerzas por conseguirlo. Encima del escenario, en las fotos, en sus pinturas, en las publicaciones de sus redes sociales. Lo que no sabe es que cuanto más se empeña, cuanto más ímpetu pone en desdibujar su presencia, más visible es, más grande es su onda expansiva. “Rémora”, el nuevo disco que firma como Lanuca (y ya van cuatro), es el mejor ejemplo.

Magnético, celestial, brillante, el álbum es como un viaje a ninguna parte y a todos los lados, un paseo sin prisas, una road movie célica, en la que recrearse con cada acontecimiento por muy pequeño y, aparentemente, insignificante que parezca. Cada canción es un alto en el camino tan necesario que cuesta creer que no se vendan mapas en los que aparezcan localizados Durazno, Polvo Raso o Sacramento.

Pero que nadie se engañe. “Rémora” puede ser etéreo (que lo es), calmo (que también lo es), pero por sus esquinas asoma cierta inquietud que no llega a desasosiego, sino más bien a zozobra o a alerta, que lejos de provocar espanto despierta la atracción sin fisuras a sus canciones.

Unas canciones despejadas, cerúleas, que atrapan imágenes o estados de ánimo brumosos, que parece que se van a deshacer, pero que precisamente en esa incertidumbre alcanzan su grandeza. Sujetas por un esqueleto invisible (sí, otra vez la palabra) que las propaga con la ensoñación de un confeti infinito que flota en el aire sin caer nunca a tierra, en una extraña felicidad.

En “Rémora” hay electrónica contagiosa, pizpireta, bailable o introvertida; rock and roll casi philspectoriano; melodías que no desentonarían en la banda sonora de un western crepuscular; post-rock para después de las tormentas; pop agridulce con antiestribillos; y hasta un bolero electrónico instrumental sideral. Y Ángela canta como si en cualquier momento fuera a levitar elegantemente. Silabea, susurra, arrastra los versos, juega con las estrofas, desgarra la voz cuando toca, hasta se lanza a rapear en uno de los temas. ¿Invisible? ¡Ja!”

RAFA RODRÍGUEZ – VERLANGA